20090413

Las cosas cambian

Una anciana pareja estaba celebrando sus 50 aniversario de boda, por eso decidieron volver pequeño pueblo donde se habían conocido por primera vez.

Sentado junto a ellos estaba el policía local que sonreía mientras hablaban.

-Recuerdas la primera vez que hicimos el amor, fue sobre ese prado que esta al otro lado de la
carretera, cuando te puse contra la valla? ¿Por qué no lo hacemos otra vez por los viejos tiempos?

Salieron del café y cruzaron hasta el prado, el policía se sonrió, pensando que romántico era, y pensó que lo mejor era que le echase un vistazo a la pareja, por si acaso se hacían daño.

El viejecito cogió a su mujer cuándo estuvieron desnudos y la apoyó contra la valla.

El policía, que seguía mirando, no podía creer lo que veía:

con la vitalidad de una jovencita, la mujer se movía violentamente de arriba abajo, mientras el marido se convulsionaba como un salvaje.

Siguieron durante un buen rato hasta que los dos cayeron al suelo exhaustos.

Mas tarde el policía se acerco y les dijo:

-Ha sido la forma de hacer el amor más bonita que había visto en mi vida. Debieron ser una pareja muy salvaje cuando eran jóvenes.

-No realmente- dijo el viejecito, -cuando nosotros éramos jóvenes, esa valla no era eléctrica.

No comments:

Post a Comment

please leave a comment!