20100217

En el convento estaba como interna una monjita muy majadera; Siempre que estaba platicando con sus compañeras de cualquier cosa decía fregadera y media.

Las demás estaban cansadas de ella y, en una platica que tuvieron, llegaron a la conclusión de que, cuando ella empezara con sus palabrotas, todas se pararían de la mesa y la dejarían sola.

En una ocasión estaban platicando sobre la guerra en medio oriente y sus consecuencias; una dijo:
"si yo pudiera, mandaría un camión lleno de alimentos para toda la gente pobre."

otra dijo:
"si yo pudiera mandaría un camión lleno de medicinas para los enfermos."

Y, dice la monjita majadera:
"si yo pudiera mandaría un camión lleno de putas para los soldados."


De repente las monjas se paran y se dirigen a la puerta,....y la monjita grosera les dice:

'¡Espérense pendejas,...todavía ni contrato el camión!'

No comments:

Post a Comment

please leave a comment!